Plaza Mayor de Riaza Julio 2012

Seguidores

lunes, 12 de septiembre de 2011

MIDI D'OSSAU. 2884 m (IV). LA CRÓNICA


 Domingo 6:30 de la mañana en Villanueva de Gállego (Zaragoza). Todo preparado para pasar a Francia por el Portalet y atacar el Magnífico Midi D’Osssau.
Yo tengo que estar de vuelta para coger el tren a las 22:00 h .
-Te da tiempo de sobra, tu tranqui.
Hacemos las presentaciones de rigor. Paco ha reunido a varios integrantes del club de montaña Pirineos: Jorge, Izaskun y Alejandro. “Los cuatro del Toubkal”. Este año hicieron una tournée por el Atlas e hicieron varios 4000’s con esquís.
Yo fui socio del Club durante un par de años, hace algún tiempo… cuando salió la membrana gore tex JA JA!!. Magnífico colectivo y desde luego si viviera en Aragón ese sería mi club. Su página web es esta.
El bar del hotel dónde habíamos quedado todavía no ha abierto, así que decidimos ponernos en ruta y desayunar más adelante. ¿Con cuántos coches vamos? Pues con los tres, porque si puedo me quiero echar la siesta, dice Jorge.
Los coches , dos monovolúmenes y una ranchera, están adaptados para llevar aparte del material, una cama incorporada y otro tipo de comodidades para pasar la noche en cualquier parte del Pirineo. Estos tíos son unos “pros”, ¡la leche!! Tenías que ver las furgonetas de algunos del club, me comenta Paco, hay gente que tiene hasta váter químico.
Tomamos la carretera. Ahora hay autovía hasta Huesca, así que el viaje es coser y cantar. El Monrepós sigue en obras. Destino Biescas. Paramos a desayunar ¿Qué tomamos? El del bar nos dice que no ha llegado todavía el pan. Unos huevos con jamón y patatas para Paco y para mí. Acaba de llegar el pan…. Ya que hemos pedido huevos, pues adelante, a saber cuándo volveremos a comer, pensaba yo, que llevaba sólo unas barritas y unos geles para la subida.
Mientras tomamos el refrigerio intercambiamos impresiones y batallitas. Paco recuerda que fuimos juntos en su primera ascensión al Perdido y que nos libramos de una buena a la vuelta puesto que hubo unas lluvias torrenciales que nos obligó a salir de la Pradera de Ordesa con el agua hasta las rodillas. A la semana siguiente ocurriría la tragedia del camping de Biescas.
Muy interesante la charla, pero allí habíamos ido a lo que habíamos ido, así que retomamos el viaje. ¿Cuánta agua lleváis? Dos litros por persona, comenta Alejandro. -Oye, tenemos que coger agua, que yo llevo apenas un litro. Paramos entonces en una fuente que conozco y rellenamos unas botellas que tengo en la furgo, dice Paco.
Recargamos en la fuente y poco después ya entrábamos a Francia por el Portalet. El pico aparece ante nosotros. Ciertamente es una doble cumbre muy llamativa y muy cercana desde el aparcamiento -¿Por dónde se sube esto? – Vamos a hacer la cara Sur. Bien.



Una vez en el aparcamiento comienzan los preparativos. Alejandro coloca la Gopro en el casco, así que comienza el reportaje de producciones el Tinajo. Jorge  está entusiasmado con su nueva cámara, una Nikon compacta con muy buena pinta. ¿has visto la que va a salir sumergible y resistente a los golpes?. Mejor que no la veas.
Revisión de arneses, ochos, mosquetones y demás material. Decidimos llevar una cuerda de 60 m. “Mejor que zozobre a que zofalte”.
Una vez todos preparados, comenzamos la marcha. Atravesamos una pradera con un riachuelo y enfilamos de camino al refugio. La salida es fulgurante y el ritmo bastante vivo. Oer, esto parece MTBleganés, de nuevo me quedo atrás pero miro el Gps y vamos a casi 6 km h en subida, así que bueno ya les cogeré corriendo en una bajada.
Salida del grupo (no es ninguna carrera, no)

El paisaje y las praderas de Formigal siempre me han gustado mucho, así que durante la subida pude disfrutar de la quietud de la mañana. Se ve trasiego de gente, así que tendremos compañía en la ascensión.
Tomo unas cuantas fotos y le pido a unos randonneurs si pueden sacarme algunas al lado de unos farallones. El refugio de Pombie está ya cerca, así que comienzo a trotar para coger a mis compañeros. Nos reagrupamos en el refugio, salvo Paco, que se adelanta para esperarnos en la primera chimenea. Según avanzamos hacia el collado de Suzón escuchamos voces y hay helicópteros sobrevolando la zona. Parece que hoy hay rescate en la cara norte. Alcanzamos el collado de Suzón y avanzamos ahora por la vertiente sur del Midi. Es importante no confundirse en la subida a las chimeneas porque iríamos directos a un prisma de rocas del que sería delicado progresar.
Primera chimenea

Alejandro sube el primero y los demás le seguimos, pero no parece que le hayamos cogido el truqui. La piedra está bien, aunque un poco lavada. Yo trago saliva. Alejandro nos tira la cuerda y nos va a asegurar. ¡Cuerda Va!. Paco y yo estamos en una canal en la que casi no hay espacio para poner los pies. Llega mi turno y me hace el ocho doble en el arnés. Este nudo es muy fácil, ya te lo expliqué ayer. –Pues debería de haber estado practicando toda la noche, así hubiera aprovechado el tiempo, porque apenas he podido dormir. 
Ya asegurado subo más tranquilo. Unos franceses estaban delante nuestro y al muchacho le tuve que empujar desde atrás, ya que estaba bloqueado mentalmente. Te voy a empujar desde el pompis, ¿vale? . –Si, si, no hay problema.
Después subió la chica, que no llegaba bien con los pies al siguiente agarre. Ejem, ¿te ayudo?, Sí por favor. Fue suficiente con sujetarle los pies. Incluso en situaciones comprometidas siempre se está pensando en lo mismo…
Solventada la primera chimenea y con la estima bien alta continuamos hacia la segunda.

Asegurando al personal

Alejandro volvió a asegurarnos y en esta ocasión subí de los primeros. Ha montado la reunión en una roca y recoge y da cuerda con una maestría que me sorprende. Jorge y Alejandro no paran de hacer chascarrillos. Izaskun se queja del poco agarre de las zapatillas, pero aquí todo el mundo sube fenomenal. Tomamos unas barritas y continuamos hacia arriba. Ya sólo queda la última chimenea. Se oyen voces desde más arriba… Ese casco yo lo conozco (por el verde fosfo de Izaskun)… Coño, si es el Pelos… Encuentro con varios miembros del club Pirineos que estaban de salida ese día.
-Vamos muy lentos porque no tienen mucha experiencia, así que vamos a tardar 12 horas, pero hay que ir con seguridad, dice El Pelos.
¿Estos quienes son? (preguntando por nosotros).
-Son de la sección de esquí de travesía.. bueno, estos le dan a todo…
Seguimos subiendo y finalmente en la tercera chimenea vamos pasando de derecha a izquierda y conseguimos subir sin cuerda. Ahora ya sólo queda llegar a la cumbre, pero todavía queda un buen trozo. Gel, trago de agua y para adelante.

Ya en la antecima me encuentro a todo el mundo parado. ¿Qué pasa? -Os estamos esperando a Izaskun y a ti para que coronéis los primeros. Nosotros ya hemos subido en otras ocasiones, así que tenéis preferencia…
Pero que coño….. ¡IMPRESIONANTE DETALLE! Siempre hay que aprender algo, no tengo palabras. ¡Estos tíos son unos PUTOS CRACKS!
Las vistas, la sensación, la compañía… y lo que nos quedaba de bajada , hacen de la estancia en la cumbre un momento que por mucho tiempo que se esté, siempre se hace corto.
The Boss y el Calimero

-¡Vámonos que me estoy quedando helado! Dice Paco “The boss”.
-Pues ale, p’abajo.

La bajada tiene su miga. Para evitar perder las referencias, pongo en el gps el mapa, para deshacer el camino de subida y llegar al punto de reunión en la tercera chimenea.
En este punto, destrepamos lo subido y llegamos a la segunda chimenea, donde vamos a montar el rápel . Con tanto destrepe y giros, la cabeza me da un poco de vueltas, pero se me pasa en cinco minutos.
El rápel es un momento agradable. Alejandro vuelve a montar todo el tinglado y le prepara a Izaskun un nudo autoblocante aparte del ocho de descenso.
-Esto es un machard, me dice Paco. Hay muchos sistemas para descender, pero con el ocho es suficiente para este pequeño rápel… SIEMPRE QUE NO SUELTES LA MANO DERECHA…QUE NO SE TE OLVIDE.
En unos minutos me encuentro rapelando. La última vez fue en la norte del Perdido, hace más de diez años.
A ver, que ahora hay que recoger la cuerda y llevarla. Ok, ya cojo la indirecta. Después del siguiente rápel, la llevo yo. Que menos que contribuir después de ser el pardillo del grupo
Con la emoción de la crónica se me olvidaba que en este rápel apareció el trío de franceses con el que coincidimos a la subida, salvo que en este caso el que guiaba el grupo debería de tener un poco de prisa, por lo que nos tocó las narices en los últimos destrepes. Montó el rápel en la misma reunión y encima cruzó su cuerda con la nuestra. Todo esto sin mediar palabra alguna y sabiendo que hablábamos francés. Encima tuvimos que animar a uno de ellos que se quedó absolutamente blocado en el rápel y recogerle la cuerda. Fiche le camp, conard!!
Afortunadamente en el segundo y último rápel no había rastro de ellos y pudimos disfrutar de esta bajadita, que tenía un paso bastante más aéreo pero que lo hicimos en un santiamén.
¿Quién era el de la cuerda? Se oye por ahí
Como lo prometido es deuda, ahora llevo la cuerda hasta el coche… 65 metros de nada…. Que pesan un huevo! Si me dan esto de salida me hubieran matao!
La vuelta se hace sin paradas y a todo tren. Yo tenía pensado hacerlo corriendo pero el peso de la mochila era inversamente proporcional al aguante de mis rodillas, así que me tuve que conformar con andar a todo lo que daba. Ya en el refugio me quité el casco y tomé un sorbo de agua. La luz del día ha cambiado totalmente con respecto a la mañana, y el paisaje es fantástico. Me digo a mí mismo que tengo que volver el año que viene para hacer la vuelta al Midi, bien corriendo, o bien andando para enlazar con unos lagos que se divisaban desde la cumbre. 

El Midi al atardecer
 
Ya en el aparcamiento, mis compañeros de fatigas ya se han cambiado de ropa. Recogemos todo y fuimos a celebrar el final de excursión como se merece.
Desconozco el nombre del bar, pero los que estaban en la mesa de al lado se estaban comiendo un pollo asado que la próxima vez no tengo intención de perderme. No había mucho tiempo, porque tenía que regresar a Zaragoza a coger el tren, así que después de una buena cerveza Paco y yo nos despedimos de todos. Hasta la próxima….. porque sin ninguna duda habrá más ocasiones con este fantástico grupo.



Publicar un comentario