Plaza Mayor de Riaza Julio 2012

Seguidores

lunes, 26 de septiembre de 2011

II MADRID SEGOVIA EN 24 H (IV). LA CARRERA COMIENZA EN CERCEDILLA PARTE 1.


1OO KM MADRID SEGOVIA. LA CARRERA COMIENZA EN CERCEDILLA.

PARTE 1 MADRID-COLMENAR

Llegó finalmente el gran día. Por delante 100 km desde Madrid (Fuencarral) hasta el mismísimo Acueducto de Segovia. Tiempo límite 24 horas, en teoría suficiente con un correcto entrenamiento pero ante esfuerzos de tan larga duración puede ocurrir cualquier cosa.
Recojo el dorsal el jueves, para de esta forma estar de pie el viernes lo mínimo posible.
El viernes después de trabajar me retiro a descansar y antes de la cena dejo todo preparado, aunque al final me dan casi las doce para cenar. Mejor, así no tengo que levantarme a las 3 de la mañana a comer algo.
6:00 a.m suena el despertador. Ducha y protección solar a destajo. Desayuno y a las 6:45 cojo el metro vestido de lagarterana y con todas las mochilas. Ya llevo el dorsal colocado en la mochila de hidratación. Es el mejor sitio porque en la camiseta me quita transpiración y se deteriora bastante.
Van pasando las estaciones y en el vagón ya hay una pareja de italianos que van a participar en la prueba. Forza Italia! y ¡Suerte Rino!
Al llegar a la estación de Tres Olivos nos bajamos ya unos cuantos con una misma dirección. Afuera no es todavía de día y todos seguimos al primero… anda que como no se sepa el camino vamos a terminar quien sabe donde..! Cruzamos un parque y finalmente encontramos la zona de carrera. Están hinchando el arco de salida y comenzando los preparativos. El personal de la organización ya está en movimiento. Tras esperar un poco ya oigo… ¡Mochilas para Segovia!
Ahora esperamos que aparezcan los demás transportes para el resto de mochilas. Un miembro de la organización me dice que ya podemos ir a sellar la credencial . Yo prefiero dejar las mochilas antes pero como se iba demorando el tema me acerco a sellar. En el control me encuentro al hombre de antes que mostrando una amabilidad exquisita me entrega mi pasaporte sellado. Mucha suerte, me dice. Muchas gracias, respondo.
Ya es completamente de día y ya hay furgonetas recogiendo las mochilas con destino Colmenar y Cercedilla. Me aseguro y reaseguro de que cada mochila vaya en el camión correspondiente.
Un corredor se dirige a la organización y les dice:
-Tengo un problema, el dorsal me lo he dejado en la mochila que va a Cercedilla y está en el fondo de la jaula. ¿Qué se puede hacer?
-¡Multiplicarte por cero! Me dije a mi mismo.
-Métete en el camión y ayuda a recuperar tu mochila.
Aquí fue cuando me di cuenta que esta organización es de otra pasta. Si hay una calificación de excelencia es para esta gente.
Queda casi una hora para la salida, así que busco un lugar en el parque cercano para sentarme  a comer una barrita y seguir hidratándome. Intercambio unas palabras con un corredor que viene desde Móstoles. El año pasado corrí y al final lo pagó todos Vias Pecuarias, pero este año se nota la crisis, afirmaba en animada conversación.Busco a Salva, un compañero que viene desde Castellón y del que sólo conozco...¡SU NÚMERO DE DORSAL!. Encontrarnos va  a ser tarea imposible, me temo.
De fondo , la megafonía de la organización nos pone música para dar ambiente. Suena “I Wanna Go” de Britney Spears.. ¡Subidón …Subidón! 

En ese momento supe que lo iba a conseguir, veía en mi cabeza cómo llegaba a las tantas de la mañana a Segovia, cruzando el túnel por debajo de la carretera en absoluta oscuridad y entrando por el barrio de Nueva Segovia, recorrido de reconocimiento que hice hace un mes. Suena pretencioso pero la mentalización y el trabajo personal es imprescindible para “estas machaditas en las que os embarcáis innecesariamente”, o al menos eso dice mi mujer. Gracias a mi familia por facilitarme los entrenos y que gran parte del tiempo libre gire en torno a esto.
Charla técnica

La megafonía me despierta de mi limbo y proceden a dar la charla técnica. El speaker nos pone al día de todos los aspectos de la carrera. Remarca la importancia de no ensuciar nada, para poder garantizar la continuidad de esta prueba. Explica las diferentes tipos de señales y balizamiento que vamos a encontrar, habiendo ciclistas por delante en carrera para seguir balizando lo desbalizado, porque hay gente con no muy buenas intenciones que retira las marcas. “el desbalizador que desbalice buen HP será”. Explica el funcionamiento de los avituallamientos y el material obligatorio sin el cual no es posible continuar desde Cercedilla de noche.
Aquí me percato que puedo llegar a la Barranca de noche, pero mi frontal está en el camión de camino a Cercedilla, así que habrá que cumplir el horario previsto. Seguro que no es el único problema.
Contínua el speaker diciendo : “Hay un teléfono de emergencias de la organización, que es para eso EMERGENCIAS, que resulta que es mi número personal. Por favor que nadie me llame para preguntarme que no encuentra su dorsal, como ayer por la noche”. 

 
A las 9:05 se da la salida. La temperatura es muy agradable y los corredores salen a ritmo bastante vivo, como en todas las salidas de todas las carreras. De momento comenzamos andando al menos hasta el kilómetro cinco, me dije.
Una cosa es decirlo y otra hacerlo. Teniendo en cuenta que dentro un rato va a hacer un calor del demonio habrá que aprovechar para avanzar todo lo posible.
Cruzamos unas calles con el tráfico cortado por la Guardia Civil y algún conductor pierde los nervios “QUE ESTOY TRABAJANDO! Dice un camionero. –¡Haberte apuntado a la carrera!, se oye por ahí. ¡Los sábados no se trabaja, hombre!, se escucha también.
Pronto estamos de salida de la gran ciudad y el camino es una pista bastante ancha que nos lleva hacia Tres Cantos. Esta es parte de la vuelta a El Pardo en btt, así que “me suena bastante” Pasando por una zona de vegetación muy cerrada se oyen gritos desde dentro… “no hay que andar, hay que correr… si no sabéis correr tampoco sabréis F****! Parecía una escena sacada de una película de Fellini o de Visconti, con el famoso grito.. ¿Quiero una mujeeeer! Pues va a tener materia para rato la señora hasta que pasemos todos!
Saliendo de Madrid Capital


La pista trascurre paralela al carril bici y luego se une a él durante un corto trayecto. A la altura del desvío de Soto de Viñuelas está el primer control. Cruzamos el puente sobre la carretera de Colmenar, sellamos y tomamos un poco de agua y fruta.
 Primer Control

Rápidamente vuelvo al camino y dejamos el carril bici para tomar el Camino de Santiago hacia Colmenar. Hace no mucho estuve aquí haciendo el tramo Tres Cantos Cercedilla con la bici y unas alforjas, aunque en este caso vamos más escorados hacia la izquierda, pero seguimos pasando por la bajada a Valdeloshielos, dónde sopla una brisita refescante y luego comenzar la subida hacia el polideportivo en Colmenar Viejo, próximo a una rotonda y a una fuente.
Aquí está la primera mochila esperándome, pero todavía me queda agua en el camelback que no está demasiado caliente. Lo único que hago es darme vaselina en los pies, hasta el momento sin ninguna ampolla ni rozadura. Cojo los tres botellines de agua congelados que tenía reservados y me tomo medio litro de isostar que preparo con las pastillas que llevo, junto con un bocadillo pequeño de jamón y queso que también estaba en la mochila. Tenía otro bocadillo más pero prefiero dejarlo. Error, porque quedan más de 35 kilómetros, esto es más de 6 horas, hasta que tenga acceso a la siguiente mochila.
Devuelvo la mochila en la jaula correspondiente y regreso al recorrido, desandando hasta la rotonda y circunvalando Colmenar para evitar su paso por el centro ciudad.

Continúa...
Publicar un comentario