Plaza Mayor de Riaza Julio 2012

Seguidores

martes, 5 de julio de 2011

INFIERNO DE COBARDES.



Bajo este título, se estrenó en el año 1972 uno de los mejores westerns del gran actor y director Clint Eastwood. De una forma muy resumida, para vengar el salvaje asesinato de un marshall, el protagonista aparece en la ciudad de Lago dónde es contratado por los habitantes del pueblo para evitar ser saqueados y asesinados por unos sicarios.
Uno de los golpes de efecto, fue pintar la totalidad de los edificios en rojo, dándo un aspecto de ciudad del infierno.

Durante los 11 días de travesía del Camino Primitivo, sufrí el acoso incesante de un número ingente de perros, que en muchos de los casos, están atados en corto o que se encuentran tras una pequeña verja. Estos animales pasan la gran totalidad del día en soledad y son azuzados por sus dueños a mantener su comportamiento agresivo.
Ya en la primera jornada cinco perros salieron de una finca directos hacia mi sin control alguno y tuve que rechazarlos  a pedrada limpia.

Unos días más tarde otro can ladraba como un poseso y se subía a lo alto de la valla, que en ningún momento era obstáculo para él.
Casualmente en ambos casos,sus fincas eran presididas por sendas casas de color rojo “infierno de cobardes”. 
Ya durante el resto del camino perdí la cuenta de casos similares. Incluso un perro estaba atado en un poste cerca de un mojón peregrino.
Es mucho más fácil destruir que construir, así que me tengo que morder la lengua a la hora de dedicarles unas palabras a los "estupendos dueños y amigos de los animales" que tienen a perros desquiciados en sus fincas.
Frases como "Los perros son para tenerlos en el campo" y "No, si no hace nada" no  quitan la angustia de los caminantes y ciclistas que transitan por sitios solitarios, pero totalmente públicos.
Precaución, amigo peregrino.


Publicar un comentario