Plaza Mayor de Riaza Julio 2012

Seguidores

martes, 13 de marzo de 2012

YA NO SOMOS LO QUE ÉRAMOS

Fin de semana de presunto relax y con la primavera a punto de comenzar.
Este año guardo la ropa de alta montaña sin haberla utilizado. Las botas sin tocar, pantalón de goretex sin tocar, guantes gordos intactos….
Estamos ante un invierno atípico. Bajas temperaturas con pocas precipitaciones y esporádicamente días plenamente primaverales.
No soy muy optimista con esta perspectiva, puesto que las precipitaciones del invierno garantizan un buen verano en la montaña y seguran las reservas de agua para el estío.
LADERAS DEL LOBO Y ESTACIÓN DE ESQUÍ MARZO 2012

Las laderas del pico del Lobo, todavía presenta largas lenguas de nieve en el acceso a su cima.
Las bajas temperaturas hacen que la estación de esquí de la Pinilla pueda mantener su pista de debutantes con innivación artificial.
Viendo el panorama de las laderas y conociendo el entorno, planeo una subida exprés al Lobo.
La previsión informa de vientos en la cumbre de 25 km/h y una temperatura mínima de dos grados. En la base, la temperatura máxima del día serán unos 16.
Está claro que habrá tramos que van a estar helados, especialmente en la subida través del bosque, así que tengo mis dudas sobre que calzado utilizar.Finalmente decido hacer un intento con lo mínimo, esto es, con lo puesto y un botellín de agua e isotónico de300 ml. Zapatillas de trail y bastones será el material más específico.
XTWINGS GTX
 Tomo como premisa que si la progresión por la nieve se torna peligrosa, me daré la vuelta ipso facto. Para asegurar el mejor estado de la nieve para lo que quiero, empiezo la excursión prácticamente a medio día.
El día está muy soleado y no parece ser tan ventoso como decía la predicción. El aparcamiento de la Pinilla está absolutamente colapsado y me veo obligado a aparcar en la zona más apartada de la estación.
Tal y cómo me imaginaba, en la subida a través del bosque hay tramos con nieve helada, que voy sorteando, bien caminando por los bordes, bien con bastante prudencia. Por el momento todo va bien y cuento con que los caminantes y el paso del día vayan dejando la nieve más blanda.
Me encuentro con un montañero que baja equipado con piolet y crampones. Me informa que arriba la nieve está en buenas condiciones, y que sólo tengo esta primera parte con hielo y que si conocía la subida no debería de tener mayores problemas.
Continúo con la subida y con el objetivo de no hacer ningún descanso. Una vez alcanzado el primer collado, a la salida del bosque y encarando ya la subida propiamente dicha me voy encontrando montañeros pertrechados hasta los dientes: piolet, crampones, mochilas con ropa de abrigo…
GRUPO HACIA EL ALTO DE LAS PEÑUELAS

Quien me iba a decir que con el tiempo mi forma de hacer montaña cambiaría tanto. La ligereza del equipo me hace progresar más rápidamente y sin cargas adicionales.
Haciendo cima de nuevo

La nieve está en buenas condiciones y alcanzo la cumbre sin demasiados problemas. Foto de rigor y vuelta por el mismo camino.
A PESAR DE LO AVANZADO DEL DÍA  LA NIEVE ESTABA  BASTANTE DURA

 La pendiente helada me hace tomar alguna precaución de más, pero el descenso se torna muy rápido. Finalmente estoy de vuelta en la Pinilla en menos de tres horas. Esta vez todo ha ido bien, aunque en este mismo entorno ha habido veces que me he tenido que dar la vuelta. “Las gallinas que entran por las que salen” pensé.
Track
Publicar un comentario